Vuelta al trabajo: Consejos para sobrevivir

Ya ha llegado septiembre y con él, la vuelta al trabajo.

Tenemos que dejar atrás las vacaciones y los días de relax para volver a nuestra rutina habitual.

Volver a acostumbrarse a horarios y rutinas nos cuesta, sobre todo los primeros días y puede llegar a provocarnos un sentimiento de tristeza.

En el artículo de hoy os damos unos cuantos consejos para sobrevivir a la vuelta al trabajo.

La organización es fundamental en la vuelta al trabajo

Es más que probable que llegues a la oficina y te encuentres con un panorama algo desorganizado y tareas acumuladas de estos días de descanso.

El primer paso es no agobiarse y organizarse bien. Podemos establecer un planning de actuación con todo lo que tenemos que ir haciendo y ponerlo en orden de preferencia según su importancia o su urgencia.

Si además nos acostumbramos a realizar un planning semanal con las cosas que tenemos que hacer, nos resultará mucho más fácil asimilar el trabajo y reducir el estrés.

Buscar tiempo para el ocio

Que las vacaciones hayan terminado no significa que tengamos que renunciar a todo momento de distensión.

Si nos organizamos bien hay tiempo para todo, así que si nos gusta leer o hacer deporte hay que seguir haciéndolo aunque sea un ratito al día.

Es fundamental para nuestra salud mental repartir nuestra jornada y tener tiempo para nuestras aficiones y para pasar tiempo con nuestra familia y amigos. La vida no puede ser únicamente trabajar.

¡A motivarnos en la vuelta al trabajo!

Marcarnos pequeños objetivos a corto-medio plazo puede ayudarnos a tener una motivación y llevar mejor las jornadas de trabajo.

Podemos plantearnos salir a caminar 2 días a la semana, por ejemplo, o apuntarnos a clase de piano e ir aprendiendo, intentar cocinar algunas recetas que nos apetezcan e ir mejorando… las posibilidades son infinitas.

Ir consiguiendo estos pequeños objetivos será nuestra motivación diaria y además favorecerá nuestra estima y nos sentiremos mejor on nosotros mismos.

La importancia de una vida sana

El trabajo en una oficina y la falta de tiempo suele traducirse en una vida sedentaria y una dieta que, a menudo, no es todo lo sana que debiera.

Sabemos que después de todo el día trabajando y bastantes cosas que hacer en casa, lo que menos apetece es ponerse a hacer ejercicio. Debemos cambiar el chip y no verlo como una obligación.

Podemos buscar una actividad física que nos guste, hay muchos deportes y seguro que encontramos algo que nos divierta: salir a correr, a caminar, ir en bici, yoga, crossfit, zumba, bailes de salón…

En cuanto a la comida pasa un tanto lo mismo, llegamos cansados y no nos apetece ponernos a preparar comida para el día siguiente y al final acabamos comprando algo preparado y rápido que no es precisamente sano.

Lo ideal sería buscar un día a la semana y prepararnos la comida para toda la semana. De este modo sólo nos preocupamos del tema comidas un día y además podemos prepararnos platos sanos y buenos.

Movernos y comer sano hará que nos sintamos bien con nosotros mismos y lo notaremos en nuestra salud.

El resumen es mens sana in corpore sano.

Evitando el estrés, organizándonos, haciendo ejercicio y manteniendo una dieta equilibrada conseguiremos ir adaptando nuestra rutina y conseguir que nuestra vuelta al trabajo sea un éxito.

Si necesitas habilitar tu lugar de trabajo, consulta con nosotros, te ayudamos 😉


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *