Mobiliario geriátrico

El mobiliario geriátrico es un mobiliario con características especiales, pues es el mobiliario fabricado para uso de personas  con edad avanzada. Hablamos de muebles que deben estar especializados para ancianos y para la manipulación de las personas que se encargan de ellos. El diseño funcional está elaborado para responder a sus necesidades de movilidad. Sabemos que las personas mayores de 65 años disponen de  limitadas condiciones físicas. Por ello, los muebles para geriátricos se fabrican de forma expresa para dar soluciones a estas personas, facilitando el desarrollo de sus vidas. Por ejemplo, en tema de materiales hay una carta específica de tejidos establecida por el Ministerio de Sanidad antibacterianos.

La mejor selección de mobiliario para residencias:

 

Establecer dirección descendente

8 artículo(s)

Establecer dirección descendente

8 artículo(s)

Sobre nuestro Equipamento geriátrico:

El mobiliario geriátrico reglado y oficial está adaptado para responder a las necesidades de la última etapa de la vida, que cada vez se extiende más gracias a los avances médicos. Por ello, pretende que este período de la vida sea de la mayor calidad ofreciendo la más alta cuota de confort sin renunciar a una estética personalizada. Es por ello que ha de ser ergonómico tanto para la comodidad del huésped como para el manejo de los profesionales que se ocupan del cuidado de los ancianos.

Normativas y pautas para el material geriátrico:

Existen una serie de pautas a seguir para el buen uso de este mobiliario:

  • Los muebles y sillas geriatricas deben ser estables y seguras, para ello, conviene evitar aristas, cantos cortantes o puntas agudas que originen lesiones o dolores en caso de golpe.
  • Las camas, que son accesibles para los cuidadores, deben de ser estables por sus cuatro lados. Con acabados antideslizantes, para prevenir accidentes, y puntos de agarre firmes. Además deben estar hechas con materiales resistentes y ligeros.
  • Los sillones, sillas y butacas son muy utilizadas por los ancianos, pues pasan la mayor parte del tiempo sentados y por ese motivo se debe prestar atención a sus características. 
  • El acolchado debe ser con telas ignífugas y firme para facilitar la salida y entrada del asiento. Este asiento debe tener su borde delantero redondeado y debe facilitar el movimiento de levantarse y sentarse. 

El respaldo es esencial para mantener una buena postura y debe proporcionar estabilidad, disminuyendo las cargas de la espalda y ayudando a mantener la curvatura fisiológica de la columna vertebral. Además, el hecho de que los pies puedan apoyarse firmemente en el suelo contribuirá a tener un buen soporte corporal. Todo ello acompañado de unos apoyabrazos que serán imprescindibles para el manejo del anciano.

Es conveniente que el asiento esté libre de elementos que sobresalgan, como remaches o tornillos, ya que a la larga pueden generar sensación de incomodidad o dañar cualquier parte del cuerpo de la persona.

El tapizado ha de ser de un material que permita una buena limpieza y desinfección para una máxima durabilidad. Además de ser ignífugos para prevenir posibles altercados. 

 

¿Cómo debe ser el mobiliario de un geriátrico?

Hoy hablaremos del equipamiento para geriátricos, en concreto, sobre las características que debe tener el mobiliario de este tipo de espacios, pensados para ser utilizados por personas de la tercera edad.

Lo más importante es la funcionalidad, después está el diseño.

No hay tanta diferencia entre las características de los muebles que se utilizan para equipar los hoteles y los geriátricos. De hecho, la diferencia fundamental es el tipo de clientes y usuarios que hacen uso del mobiliario.

Pensando en las personas que serán sus usuarios, debemos buscar la ergonomía y, en este caso, sobre todo, la comodidad y la facilidad a la hora de utilizarlo. Esto no significa, en ningún caso, que el diseño del mobiliario geriátrico no ocupe su lugar.

  • Muebles apilables: Solemos asociar esta característica a las sillas de colectividades  y con espacios de formación, sin embargo, en los geriátricos también se busca la polivalencia, de ahí que las sillas y las mesas apilables sean muy apropiadas para equipar determinadas áreas, como por ejemplo en salas de espera o zonas comunes de los geriátricos.
  • De movilidad fácil: Si hablamos de versatilidad, una prestación interesante y que debemos valorar especialmente a la hora de comprar nuestro mobiliario es la movilidad. Por un lado, puede ser que los muebles ya incorporen mecanismos que faciliten su traslado (como ruedas, por ejemplo) por otro lado, si los muebles no pesan demasiado también supone una ventaja.
  • Estructuras seguras y estables: Lo más importante es que la estructura de la silla o de la mesa no suponga un riesgo para los más mayores.Cuando escojamos el mobiliario hay que fijarse en que las distintas piezas que componen el mueble no incorporen salientes que puedan resultar peligrosos y que el diseño de todo el producto sea sencillo.La base del mueble (tanto de la silla como de la mesa) debe ser estable, ya que los usuarios deben poder sentirse seguros al utilizarlo y apoyarse en él.
  • Formas redondeadas: Es otra característica que deben presentar los muebles: las esquinas y las formas angulosas no son apropiadas para utilizar en este tipo de espacios. Al contrario, se recomienda adquirir muebles con diseños suaves y redondeados.
  • Buenos acabamos y materiales de calidad: Pues hay que tratar de minimizar los riesgos del usuario a la hora de utilizar el mueble, también es fundamental elegir muebles fabricados con materiales de calidad y con acabados excelentes. No sería acertado equipar el geriátrico con muebles que tuviesen las juntas de las esquinas mal o con las chapas despegadas.
  • Asiento de las sillas: No se recomienda que sea muy elevado, de manera que resulte fácil sentarse y levantarse, permitiendo además que el usuario apoye los pies en el suelo.De hecho, si te fijas, la sillería más utilizada en el equipamiento de geriátricos son las butacas y sillones: resultan cómodas y facilitan el movimiento (sentarse-levantarse) del usuario.
  • Fácil limpieza: Este aspecto resulta fundamental en el mobiliario geriátrico, ya que sobre todo cuando se habla de textiles, se hace necesario utilizar materiales que repelan las manchas, las bacterias y microorganismos.En cuanto a las superficies y estructuras, lo ideal es optar por materiales no porosos, resistentes a la humedad y de fácil mantenimiento. La melamina, el aluminio, el acero inoxidable o el plástico son algunos de los más idóneos en este aspecto.