Sillas Auditorios

La butaca de auditorio es una especie de silla para auditorio, un sillón que implica comodidad, estilo y confort para albergar cualquier tipo de charla, simposio, reunión o exposición. Normalmente, en este tipo de situaciones requiere de un tiempo, normalmente extenso, en el que debemos estar sentados. Para ello, la butaca cumple con los requisitos primordiales en esta situación. Capaz de mantener cómodo al usuario a la vez de activo, pues su acolchado está a la altura de cualquier sillón de espera pero con características peculiares que lo diferencian.

Este tipo de asientos también se utilizan en cines, salas de teatro o instituciones parlamentarias.

Nuestra selección de sillas para auditorios y cines

Establecer dirección descendente

7 artículo(s)

Establecer dirección descendente

7 artículo(s)

 

La mayoría de butacas de auditorio y cines tienen la misma estructura, es decir, se conforman de una manera similar, simplemente cambian la estética de la estructura y su tapizado. Pues todas están compuestas por reposabrazos, acolchados y reclinación de asiento (en su mayoría). Cumpliendo con estas cualidades, estaremos hablando de una butaca de auditorio.

A la hora de ir al cine o al teatro, nos acomodamos en nuestra butaca, esperando pasar una buena velada de la manera más cómoda posible, pues el asiento en estos espectáculos es un elemento indispensable y estratégico, pues la comodidad de éste influirá en una valoración del usuario respecto del acto acontecido.

Para las sillas de auditorio existe un parecido razonable. No llega a ser esencial para dar una puntuación a un tipo de charla o ponencia, pero sí a la hora de mantener una presencia, confort y estética al lugar y así darle un punto de vista más formal.

 

Estilos de butacas de auditorio

 Existe variabilidad de estilos dentro del área de las sillas para auditorios. Estilos que conllevan un tejido similar en su mayoría y un tapizado diferente.

La estructura de una butaca antigua, se compone de estructura, asiento respaldo y reposabrazos. Un respaldo que alberga toda la espalda y cabeza.

Ahora bien, como todo el mobiliario que se utiliza en masas, éste ha ido evolucionando, y con ello complementando al asiento de butaca.

Hoy en día, es posible acoplar a estas butacas una pala en uno de sus brazos. Pues en cualquier charla o simposio en la que necesitemos coger apuntes o redactar cualquier texto, necesitaremos un tipo de soporte para hacer más fácil la escritura o lectura.

Tapicería ignífuga, pues este elemento es una forma segura de que en un lugar donde albergar multitud de personas, es necesario prevenir cualquier posibilidad de desastre. Que mejor manera de crear un tapizado ignífugo que repela cualquier llama pudiendo evitar un desastre catastrófico.

Existe variabilidad de estructuras de metal, de madera o plástico. En el esqueleto reside la diferencia en el estilo de la butaca. Una de las mejores formas de montar un auditorio con butacas para ocupar un espacio de manera eficiente, es adaptarlas. Adaptarlas a modo de bancada en la que su separación sea la del reposabrazos. Un reposabrazos que será lo suficientemente ancho para poder apoyar el brazo de un lado como del otro.