Taquillas vestuario

Una taquilla de vestuario es un elemento indispensable para cualquier área de trabajo, deportiva e inclusive para zonas comunes donde compartir vestuarios con diferentes personas.

La taquilla de vestuario o casillero se utiliza para guardar todo tipo de objetos personales como: bolsos, ropa, cascos, libros, etc. Normalmente estos casilleros vienen en bloques verticales compuestos por hileras que irán conformándose según el espacio del lugar. Cuanta más necesidad de taquillas se requiera, mayor número de hileras habrá que componer.

Nuestra selección de taquillas de vestuario

Establecer dirección descendente

8 artículo(s)

Establecer dirección descendente

8 artículo(s)

¿Por qué elegir una taquilla para vestuario?

Bien, siempre que necesitemos guardar nuestros objetos personales de gente desconocida en un lugar donde vamos a compartir necesidades como: ducha o aseo, necesitaremos una taquilla. ¿Por qué? Porque uno de los problemas que suele surgir a la hora de compartir vestuario, es que nos puedan robar o hurtar nuestros efectos personales. En el caso de que esto ocurra, puede darnos problemas tanto al cliente o usuario que lo utilice como al dueño del lugar. Pues necesitaremos para ello un tipo de mobiliario donde esconder o guardar este tipo de objetos personales. La taquilla de vestuario metálica alberga la posibilidad de paliar esta situación. Con ello aseguraremos la confianza del usuario en el local o lugar público protegiendo así su intimidad y pertenencias.

¿Qué tipo de taquilla elegir? ¿taquillas de vestuario metálicas?

Existen variedad de acabados para las taquillas de vestuario: metal, madera, plástico, etc. Elegir el tipo de casillero es sencillo, de tal forma que en lugares cerrados con bastante humedad el mejor material será el plástico. Si lo que queremos es darle un toque de prestigio al lugar y diferenciarlo con un tipo de material más sofisticado, utilizaremos el metal. Por el contrario, si el lugar va a ser privado, donde la estética y la función visual tienen mayor importancia, entonces elegiremos una taquilla de madera. La taquilla de madera incorpora además, la posibilidad de encontrarla en diferentes acabados.

El tamaño de la taquilla respecto del lugar.

Para precisar de una taquilla, antes que nada debemos asegurarnos de tener las medidas acotadas para encajar el casillero al espacio. Una taquilla suele ser de gran tamaño en altura, pues cada taquilla ha de ser lo suficientemente grande para que podamos guardar la mayoría de objetos personales.

 El tamaño de la estantería debe ir adecuado al número de personas que quepan en un vestuario. Pues no podemos poner 12  taquillas para un vestuario que albergue hasta 100 personas. También debemos tener en cuenta en qué lugar vamos a posicionar este tipo de mobiliario. En un vestuario deportivo, quizá necesitemos taquillas de un tamaño grande para albergar: macutos, cascos, complementos deportivos, etc. Para un espacio público común como pueden ser unos aseos, con unas taquillas de un tamaño moderado sería suficiente. Pues no será demasiado relevante su utilización, aún así existe la posibilidad.

La cerradura de la taquilla

Dentro de este apartado del mobiliario de uso común, existe variedad de cerraduras sobre las que podemos elegir para nuestro casillero.  Existen las cerraduras con llave, cerraduras con moneda, cerraduras electrónicas y cerraduras con cierre de puerta, pero sin seguro, en la que hay que utilizar un candado para asegurar su cierre por completo. Según el lugar y el tipo de personas que frecuenten el lugar un tipo de cierre para la taquilla u otro.